El comercial del gas y la puta, la esposa de su mejor amigo.

El comercial del gas y la puta esposa de su mejor amigo. 

Increíble: Historias con las Putas de Valencia 

Hace un par de días nos llegó este relato de la mano de Alfredo Trabuco, debemos de pensar que es el pseudónimo de algún amante del sexo de pago, en el que nos narra la experiencia sexual con una prostituta que conocía de antemano, pero no por haber leído en ningún foro especializado de putas en Valencia o visualizado los anuncios de la chica en páginas de anuncios clasificados.

La realidad es que se encontraba trabajando en la ciudad de Valencia como comercial de gas, concretamente en la zona de los poblados marítimos (…) no podemos ni debemos ser mas precisos, es la información que nos deja.

“Durante una de las jornadas maratonianas como comercial de gas en Valencia, después de recibir una cantidad ingente de NO, cerrarme las puertas en las narices y todas esas cosas tan desagradables que sufrimos los comerciales de gas, entre portal y portal la necesidad de ir al baño se hizo insoportable y tuve que pasar a uno de las cafeterías que estaban situadas junto a los bloques de viviendas que debía visitar, tras solicitar el café cortado para poder acceder al baño y realizar la descarga pertinente para encontrar el alivio, me dispuse a saborear el café mientras ojeaba las hojas de los posibles nuevos contratos que debiera conseguir y ganar las ansiadas comisiones. Era una sensación extraña, en mi casa mantengo el gas butano para el calentador y cuando vienen a visitarme los comerciales como yo, les engaño diciendo que todos los electrodomésticos del hogar funcionan con electricidad.

Comencé a escuchar el murmullo típico de hombres cuando ven a una mujer guapa, sin levantar la cabeza, pero si la vista, distinguí a una mujer que alzaba el brazo para que le activaran la máquina de expendedora de tabaco, me pareció conocerla, su rostro era familiar, así que no tuve mas remedio que erguir mas el cuello para poder ver con las gafas, desde lejos ver por encima de la montura es sinónimo de visión borrosa.

¡Joder, es …….., la mujer de mi mejor amigo! – Pensé para mis adentros –

Nunca la había visto vestir así, tampoco tan maquillada, llevaba un vestuario casual, pero todo de marca, Guess, Dolce & Gabbana (…) Estaba espectacular y llamaba muchísimo la atención, de alguna manera conseguí esconderme entre los que estaban frente a la barra. Después de extraer la cajetilla de cigarrillos, mandó un saludo a los espectadores de la barra.

De repente una serie de frases encadenadas de todos los presentes:

¡Que buena está! , ¡Madre mía! , ¡Vaya polvazo! (…)

Hasta que se oyó por parte del hombre que estaba tras la barra:

180 euros la hora tienen la culpa señores. En la puerta tres del patio de la derecha están situadas las puertas del cielo.

Comenzaron a hablar entre ellos del portal en el que estaba situada la casa de citas donde atendía junto a varias compañeras. Era el número continuo al de la cafetería, justo en el que tenía que hacer la visita de rigor, se aproxima el mediodía, pero aun contaba con cuarenta y cinco minutos antes de dar las doce, la hora ideal para visitar a los/las posibles nuevos/as abonados/as.

Decidí adelantar las visitas en esa misma escalera y comenzar por el primer piso, las posibilidades de que una casa de citas esté situada en la primera planta son del noventa por ciento.

Detrás del segundo número impar abrió la puerta “la mami” de la casa de citas, me hizo pasar sin preguntar absolutamente nada; en el recibidor del apartamento una figura de buda y varias velas aromáticas se convertían en la única luz disponible.

¿Vienes a ver a alguna señorita en concreto o quieres que te las presente?

Titubeando le informé que estaba hacía tan solo unos minutos en el bar de abajo y había visto a una mujer preciosa que llamó mi atención, escuché el murmullo de los hombres allí presentes de que era una Escort de Lujo que atendía aquí, no he podido resistirme a sus encantos y aquí me tiene, añadí una pequeña descripción y me dijo que se trataba de Malena, la chica mas dulce, morbosa y viciosa de la casa de citas.

Me acompañó hasta una habitación y me dijo cuanto tiempo quería estar con ella, a lo que respondí que sesenta minutos.

Los ciento veinte segundos que tardó Malena o mejor dicho la mujer de mi amigo en entrar en la habitación se me hicieron eternos, iba a ser sin duda una cita extremadamente morbosa, pero estaba muy cachondo por la situación.

Nada mas reconocerme y después de un silencio sepulcral exhaló: ¿Pero que haces aquí?

Mira, lo siento si te incomoda, te he visto en el bar de abajo, no te reconocí al principio, pero al escuchar los comentarios de los hombres sobre tu trabajo, levante la mirada, me pareciste una mujer super cañón, como siempre he pensado y luego me di cuenta que eras tu. Desde hace mucho tiempo que pienso en ti, cuando salimos a cenar con el y a veces en tu casa te deseo …

Sabes, lo se, siento que me miras con ganas de algo mas que conversación y alguna vez había pensado en montármelo contigo, pero hoy es raro tío.

Puedo marcharme si quieres.

Para nada, prométeme que de aquí nunca saldrá nada, podemos tener secretos y si tenemos feeling, podemos quedar furtivamente, me estoy poniendo muy cachonda con todo lo que se me pasa ahora mismo por la mente.

Siguió diciendo cosas y bajándome la bragueta, desabrochando el pantalón y cuando volví de nuevo a la realidad, el placer en forma de legua estaba coronando el glande, una mamada sin preservativo con una succión tan absorbente como indescriptible …

Cómeme el coño y hazme gozar como una perra -ordenó-

El mejor polvo que hasta la fecha había echado dijo al terminar la cita, para mí también fue algo mágico.

Desde entonces compartimos secreto y quedamos durante dos horas todas las semanas para follar como salvajes, mientras tanto ella y mi mujer son cada vez mejores amigas, al igual que yo con su marido, sigue siendo mi mejor amigo.

putas valencia eroticavalencia el comercial del gas

 

 

¡Enviado!, Tu comentario esta pendiente de moderación y sera públicado pronto.

*

Si continua navegando consideramos que acepta el uso de cookies Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar